Retráctiles

Los retráctiles son considerados EPIS de categoría III para el trabajo en altura, se rigen por la normativa EN 360, y existe una gran variedad según el trabajo a realizar.

En este vídeo os mostramos los distintos tipos de retráctiles anticaídas que podemos usar para los trabajos en altura:

Los podemos encontrar de cable o de cinta, con absorbedor de energía interno o externo, y para un uso vertical - trabajos con desplazamiento de ascenso y descenso - y para un uso horizontal - trabajos donde hay que caminar o desplazarse a lo largo de una superficie plana.

Retráctiles

Filtros activos

Este tipo de dispositivos de frenado de caídas se comportan como una especie de líneas de vida retráctiles, de manera que consiguen que la distancia tras una caída sea lo más pequeña posible, están fabricados para detectar cualquier movimiento brusco del operario que va anclado al dispositivo con el mismo funcionamiento que un cinturón de seguridad.

Estos dispositivos son de uso unipersonal, es decir, solo pueden ser utilizados por un operario a la vez, y deben ser inspeccionados tal como indica la norma y el fabricante por personal cualificado.

Retráctiles EN 360

La normativa que regula la fabricación de los dispositivos retráctiles anticaídas es la EN360, por tanto, a la hora de adquirir uno de estos equipos debemos asegurarnos de que ha sido certificado bajo esta norma. 

Tipos de Retráctiles que podemos encontrar

No todos los retráctiles sirven para todos los trabajos en altura que podemos encontrarnos, por eso hay que saber qué tareas tenemos que realizar para poder elegir correctamente nuestro retráctil.

tipos de retractiles

Según la dirección de uso

  • Retráctiles para uso vertical, como su propio nombre indica pueden ser usados únicamente en aquellas tareas donde deban funcionar en una dirección vertical, por ejemplo cuando tenemos que ascender o descender por una escalera.
  • Retráctiles para uso vertical y horizontal, con este tipo de retráctiles podemos trabajar tanto en una escalera como por ejemplo en una línea de vida horizontal en cubierta. Ya que funcionan en ambas direcciones.
  • Retráctiles con manivela de recuperación, éstos son los indicados si trabajamos en espacios confinados y nuestro acceso es mediante un trípode, ya que en caso de accidente el operario puede ser rescatado gracias a la manivela del mismo.
  • Retráctiles descensores, son aquellos que tras una caída entran en funcionamiento y permiten a la persona descender a una velocidad lenta con el fin de evitar daños. 

Según el material

Los retráctiles pueden estar fabricados en diferentes materiales, a continuación veremos los más comunes.

Carcasas: plástico o metal

Algunos retráctiles cuentan con carcasas fabricadas con plástico, esto los hace más fácil de ser transportados pues pesan menos, pero son más frágiles a la hora de resistir golpes.

Otros, su carcasa es metálica lo que los hace más resistentes pero a la misma vez más pesados, dificultando su transporte durante la jornada laboral.

Cinta de tela o cable metálico

Uno de los componentes fundamentales del retráctil es el cable o cinta, ya que es lo que permite el movimiento del operario mientras está trabajando, podemos encontrarnos con que esto sea textil o de metal.

Cinta de tela

En este caso tendríamos una cinta de poliamida o kevlar recubierta por una carcasa de plástico o bien una carcasa metálica.

Cable de metal

Los retráctiles cuyo cable es de un componente metálico, suelen estar fabricados generalmente de acero inoxidable o de acero galvanizado de unos 4mm de diámetro.

Cómo elegir el retráctil adecuado

Antes de comprar tu retráctil anticaídas, hazte las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué tareas tengo que realizar en mi día a día?
  2. ¿En qué entornos voy a trabajar?
  3. ¿Accedo a lugares conocidos como espacios confinados?
  4. ¿Cuántas horas al día tengo que usar el retráctil?
  5. ¿Qué distancia debo recorrer mientras trabajo en altura?

Las respuestas a las preguntas anteriores nos pueden ser muy útiles a la hora de elegir un retráctil u otro.

Por ejemplo:

  1. Si necesito un retráctil para dejarlo fijo en una escalera por la que deben subir y bajar operarios, pero que tras la ascensión la cubierta cuenta con protecciones colectivas, necesitaré un retráctil que funcione en dirección vertical, no me hará falta por tanto adquirir uno que trabaje en las dos direcciones.
  2. Si por ejemplo mi trabajo se limita a entornos interiores de naves, podré utilizar un retráctil con carcasa plástica o metálica mientras que si mis labores diarias suelen realizarse en entornos ATEX necesitaré un retráctil cuya carcasa este fabricada para este tipo de atmósferas explosivas.
  3. A la hora de realizar trabajos en espacios confinados, donde accedemos mediante un trípode, es importante adquirir un retráctil específico para el mismo que cuente con una manivela de rescate para poder ser utilizada en caso de accidente.
  4. Las horas de trabajo en las que debamos ir equipados con nuestro retráctil son también un factor fundamental a tener en cuenta, ya que si se usa puntualmente el peso no será algo limitante pero si durante toda la jornada diaria el operario debe ir con el mismo, habrá que elegir un retráctil que pese menos, por ejemplo uno con carcasa plástica.
  5. La longitud de los retráctiles varía de unos modelos a otros, podemos encontrarnos retráctiles de 6 metros pero también de 25 metros, esta longitud afectará al precio pero también al peso, por lo que si cuando trabajamos las distancias que debemos recorrer son cortas, no tiene sentido adquirir un retráctil de muchos más metros de los necesarios ya que estaremos cargando con un peso extra.

Nuestra recomendación es que antes de adquirir un dispositivo retráctil anticaídas penséis para que tareas, lugares, entornos y trabajos debe ser utilizado.En caso de duda estaremos encantados de ayudaros.